jueves, 16 de febrero de 2012

Bienvenida

¡Bienvenidos a Enfermería del Trabajo al Día!

Si te gusta estar informado, conocer y compartir experiencias y conocimientos sobre tu profesión, además de ser Enfermero/a del Trabajo, Enfermero asistencial en Mutua de Accidentes de Trabajo, Técnico PRL o  cualquier otra profesión relacionada con la Salud Laboral y la Prevención de Riesgos Laborales, acabas de hacer el click perfecto!

Aunque aún se trata de un proyecto, quisiera hacer de este Blog un medio donde expresar y dar a conocer el trabajo diario de una Enfermera del Trabajo, ofrecer ideas, presentar problemáticas, aportar noticias de actualidad, abrir temas de debate que puedan ser de interés para todos vosotros y todo lo que se nos vaya ocurriendo.

Por tratarse de la primera toma de contacto, haré una presentación sobre mí. 
Mi nombre es Paula Peña. Soy enfermera, malagueña de 28 años, afincada en Madrid, entusiasta, comunicativa, positiva y con afán de superación. Orgullosa de ser enfermera y, aunque casi por casualidad, satisfecha de ejercer como Enfermera del Trabajo, especialidad que adquirí hace ya casi un año (tras superar la prueba de la competencia), pero Enfermera de Empresa desde 2005, ejerciendo desde entonces como tal.

Comencé mi andadura en un Servicio de Prevención Ajeno, durante aproximadamente un año, logrando así algo de experiencia que aportar en mi, hasta entonces, reducido currículum, para posteriormente pasar a formar parte de un Servicio de Asistencia Sanitaria de una importante empresa española, en la cual continuo en la actualidad.

Como ya os adelantaba, me siento satisfecha con mi trabajo y con mi profesión. Considero que la Enfermería del Trabajo es una de las áreas de la Enfermería que permite desarrollar la profesión con más libertad e independencia, sin dejar de lado el trabajo en Equipo, que posibilita ejercer una enfermería más completa en sus diversas áreas, al tiempo que conciliar con más facilidad la vida laboral y familiar.

Por si no me expreso con la suficiente claridad en eso de la enfermería "más completa", me remontaré a las cuatro funciones básicas que se consideran en España para la profesión de Enfermería: asistencial, administrativa, docente e investigadora. 

Ahora bien, analicemos. La Enfermera del Trabajo, fundamentalmente en los Servicios Sanitarios de Empresa, suele realizar una labor asistencial, no siempre como misión principal, pero sí como una de ellas. Y no sólo frente a accidentes e incidentes laborales; como sabemos, acaba siendo un poco, la enfermera comunitaria del grupo de población al que atiende (curas, inyectables, consejo sanitario, administración de medicación...). Algo que la mayoría de los enfermeros posiblemente echaríamos de menos de no ponerlo en práctica.

Pero no olvidemos la importante labor administrativa y de gestión que la Enfermera del Trabajo ejerce diariamente. Planificación de la Vigilancia de la Salud, gestión del absentismo, organización de programas de salud, campañas varias. Esto por poner un ejemplo. Mucho ordenador. ¡Yo diría que casi tenemos más riesgo por exposición a PVD que por pinchazos! Pero he de reconocer que a mí me gusta. Soy una persona organizativa. 

Bueno, por donde íbamos, la función docente. La formación e información a los trabajadores es también tarea de la Enfermera del Trabajo. Como bien sabéis, la importancia de un programa de prevención de riesgos laborales reside en el conocimiento que los trabajadores tengan del mismo, de su asimilación y utilización. Los técnicos también saben mucho de esto. 
De nada sirve elaborar un estupendo sistema para mejorar la salud o la prevención de riesgos, si no se lleva a cabo correctamente. De ahí que sea la Enfermería del Trabajo el profesional elegido, en muchas ocasiones, para ejercer este tipo de actuaciones. Formación en primeros auxilios, programas de deshabituación tabáquica... Otra cosa que me encanta. 

Por último, pero no por ello menos importante, es la función investigadora. Los Enfermeros del Trabajo somos la especialidad que, potencialmente, tiene más papeletas para investigar (no sé si estaréis de acuerdo en esto). No hablo de subvenciones ni de facilidades por parte de la empresa. Ahí ya me callo. Pero sí que somos un sector que con frecuencia dispone de algo más de tiempo disponible, que cuenta con un grupo de población más o menos estable y conocida (no siempre, pero pongo mi caso) y cuenta con un sistema informático que recoge gran cantidad de información sobre los trabajadores a su cargo. Entiendo que no en todos los puestos estas premisas se cumplen. Pero desde luego, lo que no cabe la menor duda, es que los Enfermeros del Trabajo somos gente con ganas y ambición por aprender y superarse. 
Lógicamente, habrá de todo, como en botica. Pero a mis experiencias me remito.

Pues bien, una vez hecho repaso me atrevo a añadir una función más, no sé si con el nombre más adecuado: la preventiva. No acabo de encajarla en ninguna de las anteriores y forma parte fundamental de nuestra razón de ser. En la Enfermería del Trabajo se tiene muy presente el establecimiento de  medidas para evitar la aparición de la enfermedad. 

Se podrían considerar otras tantas funciones, como la pronunciada por una de mis más admiradas compañeras (y amiga), Enfermeras del Trabajo, en su ponencia sobre Deshabituación Tabáquica durante las IV Jornadas Nacionales de Especialistas en Enfermería del Trabajo. La función modélica. Ahí lo dejo y cada cual, que valore.

En definitiva, y ya no me alargo más, una última reflexión. 

Considero que la Enfermería del Trabajo es una profesión con elevado potencial, que tiene mucho conseguido (sobre todo con la especialidad) pero por la que hay que seguir luchando, y que, en función de cómo la ejerzas (y de cómo te dejen ejercerla) varía mucho el amor que se le tenga. 

Pero lo que sí es cierto es que la Enfermería del Trabajo posee una visión integral para con los receptores de nuestros cuidados y con respecto a su forma de ejercer la Enfermería, que pienso debería extenderse al resto de especialidades enfermeras y ser entendida por la población de esta manera. Me refiero al papel de la enfermería como gestores y agentes de salud.

Me despido con una cordial bienvenida, y esperando sea de vuestro agrado leer y participar conmigo en este "proyectito" que, con ilusión, acabo de iniciar.

¡Hasta pronto!

Paula.












No hay comentarios:

Publicar un comentario