lunes, 25 de junio de 2012

Lecciones de VIDA

Posiblemente aún no haya tenido tiempo ni ocasión de presentaros a mi hermana pequeña. Pequeña de edad respecto a mí, pero grande por fuera.... y por dentro. 
Casi 20 centímetros de altura más que yo es más que un motivo para considerarla grande por fuera... (Mido 1,60)... Sus valores como persona, motivos de sobra para que cualquier persona que no sea tan subjetiva como yo, dijera que es grande por dentro... 
Os preguntareis qué tiene mi hermana que ver con todo esto de la Enfermería del Trabajo. Y es que, esta vez ha sido ella la que me ha hecho reflexionar y me ha motivado a poner un granito de arena en la parte que me ocupa.
Ella estudia 3º de Pedagogía, ya casi 4º. Este año no ha dejado de quejarse de que en una de las asignaturas, el profesor, haciendo gala a su "capacidad pedagógica" era un completo inepto para enseñar la materia que impartía y había optado por mandar un trabajo por grupos sobre "Primeros Auxilios". Nada que ver con el temario. Como ella diría,... "un rollo"... Le tocó Obstrucción de la Vía Aérea.
Lo cierto es que la nota de teoría no sé cual habrá sido, pero la de práctica ya se la pongo yo: Matrícula de Honor. 
Y es que lo que no se podía imaginar mi hermana es que tan pronto necesitara hacer uso de sus conocimientos para salvar la vida de mi padre ante un atragantamiento.
Reaccionó con rapidez y con una Maniobra de Heimlich correcta. 
Afortunadamente, todo queda en un mal rato y en unas lecciones de vida... Gracias a Dios... Al profesor, y a mi hermana, por valiente.
Y de paso me recuerda hacer hueco en el calendario para los Cursos de Primeros Auxilios a mis trabajadores. 


1 comentario:

  1. Pues que me alegro, de que tu padre esté bien, de la habilidad de tu hermana y de leerte otra vez.

    ResponderEliminar