sábado, 25 de agosto de 2012

GMA, ¿Gente Mentalmente Avanzada?

Acabo de terminar de leer un libro que, francamente, me ha parecido casi de cabecera. O como un buen conocedor de marketing diría: "necesario" (ahora que Rafael Santandreu no nos escucha). Se trata de "El Arte de No Amargarse la Vida". 

Según nos relata su autor, y para asombro de algunos, se demuestra que cuanto más "avanza" nuestra sociedad, mayor es el porcentaje de trastornos emocionales que se padecen. Se ve que esta moda de "tener que" ser guapos, listos, cultos, con buena posición económica y social, tener una familia de anuncio y una sonrisa Prodifén (en definitiva, megaperfectos) no es directamente proporcional a gozar de una buena salud mental. 

Este dato no me deja impasible. Me pregunto, ¿qué estamos haciendo mal?

Las siglas que dan título a este post, término acuñado (nunca mejor dicho) por mi ya oficialmente cuñada Cristina, seguro que le suena a mi querida amiga y enfermera del trabajo Marisol. 
Y es que, hace años A, en una de esas Jornadas inolvidables de nuestra querida AET, nació -con cierta coña- el término GMA.

Aunque no definimos criterios, creo que ser mentalmente avanzado no pasa necesariamente por ser megaperfectos, sino más bien en tener la capacidad de disfrutar de las pequeñas cosas que te ofrece la vida y, lo que es más difícil, hacer de lo adverso algo cotidiano. Ni los más listos, ni los más guapos. Sencillamente, felices.


En definitiva, gozar de una buena salud mental y, más aún, sentirse feliz es al fin y al cabo el verdadero objetivo de todo ser, y muchas veces lo hacemos demasiado complicado con tanta exigencia y dejamos de ver el origen de nuestras acciones.


Como las palabras de Santandreu son, con toda seguridad, más esclarecedoras y didácticas que las mías, declaro, tras reunión con mi Comisión (no se equivoquen, que no llevo ninguna), la lectura de este libro como Medida de Prevención de Riesgo Psicosocial. ¡Toma ahí!

¡Besos, más besos y energía positiva!



No hay comentarios:

Publicar un comentario